miércoles, 15 de mayo de 2019

El gran libro de las Emociones de Esteve Pujol, Carles Arbat y Rafael Bisquerra


TítuloEl gran libro de las Emociones.
- Autores: Esteve Pujol, Carles Arbat y Rafael Bisquerra.
- Edad recomendadaDe 6 en adelante. Especialmente interesante entre los 6 y 12 años.
- Puedes encontrarlo en: Parramon.
- Precio orientativo19.00€.
- ¿Por qué quiero que mi hijo lo lea?: Tratan las emociones desde historias de siempre. Son cuentos individuales con los que poder trabajar y hablar de diferentes sentimientos que irán apareciendo en la vida de tu hijo.
- ¿Por qué querrá leerlo tu hijo?: Porque hablan de aventuras, historias mágicas y reales, dónde los sentimientos afloran y la diversión esta asegurada.
Seguro que quieres estar a gusto entre tus compañeros; que te acepten y que quieran estar contigo. Sabes que todo esto no siempre es fácil. En cada uno de los 20 cuentos descubrirás algún pequeño secreto que te ayudará a convivir mejor con quienes te rodean. En la primera parte del libro -que tiene como título DESDE MI...- hay relatos que te darán ideas sobre cómo debes ser tú mismo. En la segunda parte -se llama ...QUIERO IR...- hay cuentos muy bellos en los que encontrarás energía para seguir adelante, aunque tengas momentos difíciles. Y en la tercera parte -... HACIA LOS OTROS- encontrarás unas cuentas ideas geniales para convivir mejor con tu familia o con tu grupo de amigos. Podrás observar la manera de tratarlas para que vuestra relación sea la mejor posible. DESDE MI... QUIERO IR... HACIA LOS OTROS: desde ti mismo, con tu manera de ser... quieres ir, quieres acercarte... a los otros para tener una buena relación con ellos. ¡Que disfrutes con su lectura!
Así nos resumen Esteve Pujol, Carles Arbat y Rafael Bisquerra el argumento de El gran libro de las Emociones. A través de pequeñas historias los protagonistas viven y sienten, solucionan y descubren una forma más sencilla de vivir. Mediante relatos aparecen ideas a reflexionar y de las que poder hablar en familia. Cada historia tiene una metáfora de la que aprender.

Para nuestros chicos el libro aporta la excusa desde la que reflexionar además de útiles herramientas para evaluar y gestionar sus emociones.
Los relatos afloran en su imaginación y a raíz de ésta muchísimas ideas y estrategias para su vida.

¿Cómo trabajar el libro?
Cada día una historia, un rato de lectura, de calma y reflexión. En nuestro caso fue el protagonista de los martes de lectura guiada. Tras cada historia dedicábamos un tiempo en el que la imaginación de nuestros alumnos decidía la siguiente actividad. En ocasiones, creamos proyectos, estrategias, herramientas para solucionar problemas, teatros o simplemente dedicábamos ese valioso tiempo para hablar. El gran libro de las emociones es una mina para profundizar y reflexionar con nuestros pequeños.

Si quieres ver más reseñas realizadas por Educar sin varita mágica pincha aquí.

miércoles, 10 de abril de 2019

Abuelos educando sin varita mágica | Decálogo del abuelo

Ninguno dudamos de la trascendencia de las cambios sociales actuales y como con ellos aparece un nuevo escenario que está modificando las relaciones familiares en general y, la interacción de los padres con sus hijos en particular.

Sois muchos los padres y abuelos que nos planteáis cuestiones acerca de las relaciones que surgen en el complicado y precioso triángulo que forman padres - niños - abuelos. Si bien cada caso merece una análisis concreto y es difícil generalizar, os aceptamos el reto. 

Lo primero que hicimos es hablar con muchos padres y abuelos, cercanos unos y casi desconocidos otros. De las sugerencias, quejas y reclamaciones de todos surge el · Decálogo del abuelo ·.

Es importante señalar que no se trata de una percepción de Educar sin varita mágica, sino un análisis de las opiniones recogidas. El objetivo de esta campaña es dar luz y exponer una serie de ideas que nos hagan reflexionar e intentar mejorar en estas relaciones.

Antes de exponeros el primer mandamiento del decálogo queremos hacer una advertencia. Educar sin varita mágica entiende que no hay, como en casi nada en la vida, buenos y malos, sino gente que, a su forma, intenta querer de la mejor forma posible al menor. Eso no implica que lo que hagamos esté bien hecho y esa es la reflexión que invitamos a hacer a través de este decálogo. 

Os invitamos a que utilicéis los comentarios para enriquecer el debate y, entre todos, busquemos fórmulas y opciones que, aplicadas a nuestro caso concreto, conduzcan a todos a un camino mejor.










miércoles, 3 de abril de 2019

¿A qué sabe la luna? de Michael Grejniec


- Título¿A qué sabe la luna?
- Autor e ilustrador: Michael Grejniec.
- Edad recomendada: De 6 en adelante. Especialmente interesante entre los 3 y 8 años.
- Puedes encontrarlo en: Kalandraka.
- Precio orientativo: 15,00€.
- ¿Por qué quiero que mi hijo lo lea?: Trata de la búsqueda de sueños, de conseguir tus objetivos con esfuerzo y ayuda. Presenta con éxito el trabajo en equipo, el apoyo y la colaboración.
- ¿Por qué querrá leerlo tu hijo?: Porque de la mano de animales persiguen un sueño. Un deseo que todos hemos pensado alguna vez.
Hacía mucho tiempo que los animales deseaban averiguar a qué sabía la luna. ¿Sería dulce o salada? Tan solo querían probar un pedacito. Por las noches, miraban ansiosos hacia el cielo. Se estiraban e intentaban cogerla, alargando el cuello, las piernas y los brazos. ¿Quién no soñó alguna vez con darle un mordisco a la luna? Este fue precisamente el deseo de los animales de este cuento. Tan solo querían probar un pedacito pero, por más que se estiraban, no eran capaces de tocarla. Entonces, la tortuga tuvo una genial idea: ''Si te subes a mi espalda, tal vez lleguemos a la luna'', le dijo al elefante.
Así nos resume Michael Grejniec el argumento de ¿A qué sabe la luna?. La historia usa la luna como deseo, objetivo soñado a conseguir. Habla de los sueños y del esfuerzo por conseguirlos. Trata de un grupo de amigos animales que persiguen un mismo objetivo y cómo lo consiguen en quipo, obteniendo el sueño deseado.

Para nuestros chicos el libro aporta una útil herramienta para seguir descubriendo la importancia del esfuerzo, la constancia, el funcionamiento en equipo, el apoyo y la búsqueda de soluciones.
La búsqueda de estrategias aparece cuando cuando tres condiciones se alinean, el deseo, el esfuerzo y la confianza. Resulta más sencillo buscar soluciones cuando vemos que nuestros modelos lo utilizan para lograr sus objetivos.

¿Cómo trabajar el libro?
De forma voluntaria fueron hablando de sueños que tenían y que de una forma u otra habían conseguido. Analizamos cuales habían sido los pasos, las herramientas utilizadas, el apoyo recibido y el éxito conseguido. Y entonces surgió la idea. ¿Y si perseguimos un objetivo juntos?. Así apareció el deseo, crear un lugar de seguridad en el aula. Un lugar para esos momentos en los que no se sienten con fuerza y confianza para seguir luchando con esfuerzo para conseguir sus sueños.


Si quieres ver más reseñas realizadas por Educar sin varita mágica pincha aquí.

miércoles, 27 de marzo de 2019

El método Pre mortem | Control del optimismo desmedido


En ocasiones una buena idea, sugerida en un buen momento y en una buena compañía es la mejor fórmula para... equivocarse! No te ha pasado que, en una especie de borrachera de pasión y ganas, habéis ido creando un plan (sea para emprender un negocio, una actividad o una simple excursión) que parecía sólido y enriquecedor, sin fisuras, posteriormente ha sido un fracaso absoluto? A nosotros sí. También a la mayoría de gente que conocemos. Incluso ha grandes ideas que hemos acometido personalmente o en el aula.

El optimismo es una llave que nos acerca a la felicidad. Puede que sea una de las herramientas más poderosas que tenemos como humanos pero, si carece de control y medida, es una condena a la decepción y al fracaso. Cuando, de forma individual o en grupo, el nivel de confianza es muy alto puede llevar a afrontar caminos para los que no estamos preparados. Probablemente un optimista aclarase que "aún fracasando en esa tarea en particular será un éxito el haberlo intentado y el aprendizaje que eso generará en nosotros" y, probablemente vuelva a llevar razón pero, ¿merece la pena fracasar por no mantener la cordura?, ¿es el optimismo suficiente como para no calibrar expectativas?, ¿el exceso de confianza no es tan cuestionable como la falta de ella? 

Son muchos los psicólogos que, a lo largo de la historia, han planteado estas y otras cuestiones pero hoy queríamos centrarnos en Gary Klein quien buscaba la manera de domar al optimismo. Éste eminente psicólogo estadounidense afirmaba que es un mucho más sencillo controlar el exceso de optimismo en un grupo que en un solo individuo y planteo un método que, a nosotros nos encanta y solemos utilizar: el método pre mortem.

EL MÉTODO PRE MORTEM DE CONTROL DEL OPTIMISMO DESMEDIDO
  • Quien puede utilizarlo. Si bien es válido para uso individual, como decíamos, el propio Klein lo recomienda para su uso grupal. Es útil en empresas, organizaciones, claustros de profesores, cooperativas, etc.
  • Cuándo. Una vez que tengamos definido el plan pero siempre antes de comenzar a ejecutarlo.
  • Qué dice el método pre mortem. Un grupo de expertos en el plan preconcebido, quizá los más implicados, se reunirán y partirán de la siguiente premisa:
Imaginemos que ha pasado un año desde la puesta en marcha de la idea que nos ocupa. Pusimos el plan en marcha de la forma exacta en que hasta ahora lo teníamos definido. Lamentablemente, el resultado del plan ha sido un absoluto desastre. Escribe durante 10 minutos en un folio la historia de que es lo que ha ocurrido para tal fracaso.
Una vez escrito, cada uno compartirá su visión del origen del desastre y se debatirá sobre ello.

  • ¿Por qué es tan recomendable recurrir a este método? Porque consigue dos cosas. La primera es desmontar el pensamiento grupal que, en muchas ocasiones nos lleva al optimismo desmedido. Es común que, en un grupo, ante una buena idea el resto de personas comienza a retroalimentarla y nos dejemos llevar por un sentimiento de euforia casi irracional que nos impide ver los inconvenientes del plan. Si una persona no lo ve claro y plantea alguna contra es probable que sea visto como aguafiestas o desleal al grupo, lo que redunda en la magnificación de la idea. El segundo motivo es que es un método tremendamente constructivo y reflexivo que a buen seguro paralizará los proyectos que carezcan del suficiente empaque y mejorará los que si lo tengan.


El método pre mortem obliga a la reflexión medida y racional, legitima las dudas y construye cimientos más sólidos ante cualquier proyecto. Actúa de autoauditoría.



*Puedes encontrar más sobre el método pre mortem en Pensar rápido, pensar despacio de Daniel Kahneman. 

miércoles, 20 de marzo de 2019

Círculos sociales. Enseñarle a relacionarse con el mundo

Recordemos que en la entrada anterior, veíamos las claves para cuidar a los amigos (recordar entrada). Hoy nuestro objetivo es ayudar a los más pequeños a entender sus círculos sociales. Para ello usaremos una estrategia que planteamos a nuestros alumnos desde hace mucho tiempo y que creemos que les ayuda a entender como funciona su mundo. Veamos.

Para los chicos es muy complicado entender que rol juega cada persona en su vida. "No hables con extraños" o "No cojas nada de desconocidos" son ejemplos comunes que representan esta idea. Es importante que asuman que las personas no son iguales. Los hay más cercanos, hay desconocidos, hay gente que nos puede engañar o gente que merece toda nuestra confianza. Para tratar de comprender esto utilizamos los "Círculos sociales"


    ¿Qué son los círculos sociales?
    Es una estrategia sencilla que le ayudará a asimilar poco a poco quien es cada quien o que cosas son recomendables con cada uno. Lo utilizamos con chicos desde 5 años hasta 15, en función de su madurez, aunque a veces a nosotros mismos nos viene muy bien recordarlo y reubicar a gente y funciones ;).


    ¿Cómo utilizamos los círculos sociales?
    1. Descarga e imprime la lámina o, mejor, haced una propia.
    2. Explícale lo importante que es conocer que papel juegan las diferentes personas en nuestras vidas. Ponle ejemplo de tú vida, cuéntale algún error que hayas cometido o que haya cometido él.
    3. Rellenad la ficha (ver pasos abajo).
    4. Colgad en un lugar que veamos fácilmente, por ejemplo el frigo o el corcho de su habitación.
    5. Recuérdale, cuando te parezca pertinente, su uso. Pregúntale por el color del círculo de esa persona o qué cree debe hacer con las personas de ese círculo. e trata de que reflexione, no que le dogas que hacer. Si se equivoca, será una oportunidad fantástica de aprender.


    Pasos para rellenar la ficha
    Lo ideal sea que, nuestra papel sea de meros acompañadores y sea el quien proponga los nombres. Utiliza ejemplos de tu propia vida para orientarle.
    • Círculo verde. Se trata las personas más íntimas. Las que siempre están y no sólo en cuerpo presente. Son personas en las que podemos confiar. A quienes contar nuestros miedos, secretos y dificultades más importantes. A quienes pedir y dar toda la ayuda necesaria. Son los imprescindibles. Ej. Pueden ser tu hermano, tu padre, tu mejor amigo... Son apenas 3-5 personas como mucho.
    • Círculo azul. Son los grandes amigos. Gente de la que no quieres separarte nunca. Son personas en las que puedes confiar y de las que te fías. Son los amigos, los abuelos, el profe de escalada... No suelen ser más de 10 personas. Se trata de personas en las que puedo confiar, pedir ayuda y contar con ellas.
    • Círculo amarillo. Rellénalo con algunos ejemplos de personas que él/ella considere gente cercana. Son personas con las que convivimos en el día a día pero de menos trato y confianza que los del círculo verde y azul. Un profesor, compañeros de clase o gimnasia rítmica, la prima... Con ellos puedo hablar y jugar sin problema pero no son personas a las que pueda pedir todos los favores del mundo ni contar mis confesiones o secretos, puesto que no tengo tanta confianza.
    • Círculo rojo. Son personas que simplemente conozco. Puedo interaccionar con ellas y llevarme bien pero no puedo exigirles nada ni ser demasiado confiado puesto que no sé como responderán. 

    Según vayamos explicando cada uno de los círculos y, como decíamos, poniendo ejemplos de nuestra propia personas, le animaremos a que piense bien en que personas de su vida pertenecen a cada uno de los círculos. Escribiremos sus nombres o los dibujaremos en su círculo correspondiente. Así hasta completar los cuatro círculos.

    Y, como decíamos antes, solo quedará colgarlo en un lugar visible y recordarle quien es quien es su vida y animarle a que actúe en consecuencia. Reflexionar posteriormente a los errores también será fundamental. 

    Quizá te interese..

    miércoles, 13 de marzo de 2019

    ¿Cómo tener y cuidar amigos?

    Ni vas a tener miles de amigos ni van a permanecer a tu lado si no los cuidas.
    Esa es una realidad tan triste como necesaria de asumir para todos. Un artículo de 2018 (ver pdf) ha constatado matemáticamente lo que todos podemos intuir empíricamente. Los seres humanos no somos capaces de establecer más allá de 150 relaciones, de las cuales 100 son meros conocidos del día a día, 30 personas que son muy habituales en nuestra vida, apenas 10 buenos amigos y no más de 5 personas íntimas, entre las que se incluyen parejas y familiares directos.



    Otra conclusión del artículo, igualmente esperable, es que la cantidad y calidad de nuestras relaciones se basa en dos premisas fundamentales: el tiempo que invertimos en esas personas y el esfuerzo que dedicamos a cuidarlas. Así de sencillo.


    Esto incluye recordar su cumpleaños, ser detallista, preguntar por las cosas que son importantes para él/ella, valorar sus logros, compartir momentos... en resumen ser empático, pero no como solemos creer que somos, empático de verdad.

    Además debemos asumir que nuestra capacidad cognitiva es limitada. Es decir, no vamos a ser capaces de desarrollar y mantener más de cierto número de relaciones positivas duraderas. No se trata de querer o no. Se trata de poder. Cuidar a la gente exige una dedicación mental importante que limita nuestro potencial a un cierto número de personas. No parece, por tanto, realista, asumir "tengo muchos amigos" o "puedo tener cuantos amigos quiera". O lo que es lo mismo, si tengo muchos amigos es altamente probable que no les esté dedicando ni el tiempo ni el esfuerzo necesario y, con ello, es probable que esté generando relaciones más superficiales de lo que me gusta pensar.

    Todo esto son conceptos bastante intuitivos pero que solemos obviar. No solo entenderlos, también asumirlos, va a resultar clave para enseñárselos a nuestros hijos. La semana que viene trataremos de enseñárselo a ellos.

    Mientras tanto, revisa tu comportamiento y actitud y si estás contento con lo que tienes sigue cuidando a tu gente igual, sino es una cuestión de tiempo y esfuerzo para conseguirlo. Nos tememos que en el estudio se han dejado otra importante variable, paciencia hasta lograrlo.

    Quizá te interese..

    miércoles, 6 de marzo de 2019

    Recuperar el aburrimiento | Objetivo a cumplir

    "Nuestro tiempo es tan excitante que solo puede chocarnos el aburrimiento."
    Samuel Beckett

    La evolución está harta de asegurarnos que todo tiene un por qué. Las emociones, todas ellas, se han encargado de asegurar nuestra supervivencia desde el principio de los tiempos. El asco, el miedo, la ira.... todas ellas tienen una explicación evolutiva. Pero, ¿y el aburrimiento qué?, ¿también es positivo y está justificado?, ¿o simplemente debemos huir de él?

    Aunque hay muchas teorías respecto al sentido del aburrimiento en la vida animal, la mayoría hablan de la necesidad de experimentar, de curiosear. Cuando una tarea no es productiva o no nos aporta ningún valor o mejora nos aburre y eso nos motiva a buscar algo mejor, que nos aporte más valor vital.

    Del aburrimiento surgen varias oportunidades y beneficios. El aburrimiento estimula los procesos creativos. Cuando mi mente está libre y tranquila se entretiene soñando. Busca nuevas opciones, nuevos planes a desarrollar. Es cuando estamos más ociosos cuando surgen las mejores ideas: en la ducha, conduciendo o paseando por el monte. 

    Aburrirse nos abre nuevas puertas. Algunos de los grandes descubrimientos de la historia se han realizado en momentos de cerebro apagado. Georges de Mestal descubrió el velcro paseando por le monte; el café fue descubierto por un pastor etíope que, aburrido, miraba a sus cabras comer unas bayas; el Principio de Arquímedes se produjo en un relajante baño de su autor; incluso, según Kierkegaard, Dios creó a Adán y Eva en un momento de aburrimiento. El aburrimiento crea arte, ciencia o descubrimientos. Es una semilla muy poderosa.

    Puede ser un tiempo perdido e insulso, pero también un momento para autoexplorarse. Para conocerse mejor o para afrontar decisiones cruciales.

    ¿Y el exceso de aburrimiento?, ¿también es bueno?
    No. No lo es. Demasiado aburrimiento puede asociarse a adicciones, aislamiento, estrés o depresión. El aburrimiento puede adueñarse de parte de nosotros y matar nuestra ilusión y motivación. Cuando es excesivo y no lo controlamos debemos intentar controlarlo: leer, hacer deporte, conocer gente y buscar retos enterrarán el problema. Lo que sea pero haz algo.

    Entonces, ¿dejo que mi hijo se aburra?
    . Casi de forma terapéutica. El exceso de estímulos tiende a colapsarlos, a hiperestimularlos. Impide que disfruten de las cosas pequeñas o tranquilas. El ritmo vital actual tiende a eliminar esos espacios de tedio, así que es bueno permitirlos en ciertos momentos, incluso fomentarlos. Cuando estás aburrido buscas gente con quien divertirte, experimentas o te autoconoces. Ayuda a socializar y a crear. ¡Deja que tus hijos se aburran! 

    Y si mi hijo me dice:
    - Mamá, ¿me aburro?

    Por qué no responder con un sencillo:
    - Pues abúrrete un poco más.

    Cuando tú eras pequeño, seguro te aburrías. Trata de recordar lo que hacías. ¿Bajabas a la calle a jugar?, ¿llamabas a un amigo?, ¿planeabas algún lío? Aburrirse mucho es tan malo como no aburrirse nada. Negarles eso a nuestros hijos es quitarles una parte crucial de la vida. Lo dice la evolución.

    Alguna curiosidad
    • El aburrimiento tiene un sesgo por sexos.  Los hombres tienden más a recurrir a hobbies obsesivos para evitar el aburrimiento (bricolaje o fútbol, por ejemplo). Las mujeres tienen más tendencia a hacer mil cosas pequeñas a la vez para no sentirse ese hastío (hacer punto y ver la TV). Perdonad los ejemplos tan estereotipados pero buscábamos ejemplos visuales.
    • La serendipia, o hallazgo casual, es un descubrimiento que se produce de forma casual, sin buscarlo. En muchas ocasiones la serendipia nace del aburrimiento.