miércoles, 16 de octubre de 2019

Lecturas recomendadas para chicos/as de 12-15 años

Hablamos de lectores exigentes, que necesitan sentirse reflejados y con intereses concretos. Es esencial encontrar libros que les enganchen así que personalizar es especialmente importante. En la siguiente selección proponemos varios de los que más han gustado a nuestros alumnos/as y a nosotros mismos pero intentando abarcar el mayor espectro posible. Lee la reseña y juégatela. Cuando regalas un libro no hay errores, hay caminos. 


1. INVISIBLE
de Eloy Moreno.
Para lectores maduros que sufren, observan pasivos o perpetúan acoso. Tras un principio que no acaba de convencernos, surge una novela intensa que nos hace reflexionar sobre el acoso escolar y sus múltiples aristas. Un libro sensibilizador capaz de sensibilizar sin resultar demasiado evidente.
Temas: El acoso escolar contado en primera persona


2. MENTIRA, 
de Care Santos.
Pera lectores humanos y con entornos complicados. Premio Edebé de Literatura juvenil. La historia de Xenia y Marcelo es incómoda, es dura y es real. Care Santos trata de visibilizar la realidad de no pocos menores envueltos en espirales de delincuencia y aislamiento. Una historia necesaria para nuestros chicos. 
Temas: Amordelincuencia y amistad.


3. BAJO LA MISMA ESTRELLA, 
de John Green.
Para lectores sensibles. Afrontar los problemas con humor y valentía es un arte al alcance de todos. En este libro, escrito de forma magistral, se entrelazan la vida y la muerte, la sonrisa y el llanto. Un libro con el que acertar.
Temas: Enfermedad y superación.

4. CRÓNICAS DE LA TORRE, 
de Laura Gallego.
Para lectores ávidos de aventuras y mundos paralelos. Laura Gallego es capaz de atrapar al lector más esquivo. Una narración dinámica que te hará querer devorar sus otros tres tomos. Y si les gusta Memorias de Ighún es la siguiente etapa.
Temas: Fantasía.


5. EL SEÑOR DE LAS MOSCAS,
de William Golding.
Para lectores empedernidos, con cierta madurez. Un imprescindible para lectores de cierto nivel (que no es lo mismo que edad a estas alturas). A lo largo de esta fábula sobre el devenir humano, la moral y la ética, William Golding desentraña a través de cada uno de sus personajes las distintas miserias humanas. Una obra maestra.
Temas: La responsabilidad, el poder y la muerte.

6. HARRY POTTER (los siete tomos), 
de J. K. Rowling.
Para amantes de la fantasía y las aventuras. Poco que decir que no sepamos ya. Un absoluto éxito que no podemos pasar por alto. Aventuras con mayúsculas. Quizá las nuevas generaciones lo están empezando a pasar por alto por falta de la cuota mediática que lo inundó todo hasta hace no mucho. Sencillo, adictivo y muy recomendable para tiempos faltos de magia.
Temas: Fantasía y amistad.

7. MOMO, 
de Michael Ende.
Para soñadores con costumbre lectora. La sombra de La historia interminable es alargada pero Michael Ende es más que eso. Momo es una preciosa metáfora del tiempo, los bienes materiales y el consumismo que nos devora. Es una reflexión necesaria en nuestros tiempos encerrada en una historia preciosa y sencilla. Uno de nuestros favoritos.
Temas: Una reflexión (más compleja y profunda) sobre nuestras necesidades reales.

8. EL NIÑO CON EL PIJAMA DE RAYAS, 
de John Boyne.
Para locos de la historia o de los dramas. La historia de bruno y Shmuel es tan dura como inocente. Tan desalentadora como optimista. En la línea de La vida es bella. Una obra fantástica que atrapará al lector.
Temas: Superación, resiliencia, amistad

 9. DÍAS DE REYES MAGOS, 
de Emilio Pascual.
Para lectores curiosos. Uno de nuestros favoritos. Lee una reseña más completa que hicimos hace tiempo aquí.   
Temas: La curiosidad y el mundo literario.


QUIZÁ TE INTERESE... 

miércoles, 9 de octubre de 2019

¿Cómo y dónde ir al monte con niños? | Consejos para padres


Tenemos la clara impresión de que cuando un niño sube una montaña o pasea por un prado, baja de ella más listo, más humano, mejor. Muchos estudios van en esta dirección. Cuanto más cerca estemos de la naturaleza más armónicos, reflexivos y respetuosos tendemos a ser.
Antes de seguir te proponemos un pequeño vídeo (duración 1'20''. VOSE):


En un estudio realizado con más de 10.000 niños de todo el mundo de edades comprendidas entre los 5 y 12 años, se constató una triste realidad. Los presos de las cárceles americanas disfrutan de unas insuficientes dos horas diarias de contacto con el sol. Es verdad que el vídeo es parte de una campaña de detergente, pero también lo es que se trata de un estudio real comandado por una persona tan respetada como Sir Ken Robinson.

¿Por qué es tan bueno que mi hijo vaya al monte?
Ir al monte, pasear, encontrarse con la naturaleza es una experiencia que suele fascinar a los más peques. Todo es nuevo, diferente, con estímulos por cada rincón. Está claro que, cuando a los padres les encanta el monte, esta actividad es una paso lógico que no hace falta animar a dar pero, ¿qué pasa con aquellos que no suelen ir o no les gusta?
Creemos que lo ideal es probar. Tratar de disfrutar con una actividad genial para todos y hacerlo en familia o con amigos. La recomendación y casi insistencia radica en los beneficios que creemos que puede aportar a todos pero, especialmente, a los más pequeños. Es decimos algunas de las principales ventajas de este tipo de actividades para los más pequeños.
  • Mejoran su desarrollo motor y cognitivo (más listos y hábiles).
  • Mejora su salud. Aire más sano, ejercicio físico, reduce la obesidad.
  • Autonomía. Aprenden a valerse por si mismos.
  • Favorece su creatividad y capacidad de razonamiento.
  • Reduce el estrés.
  • Duermen mejor. 
  • Mejora sus habilidades sociales y comunicativas.
  • Calma el exceso de energía propio de los pequeños, especialmente interesante en casos de TDAH, a quienes nosotros solemos recomendar mucho deporte y actividades de éste tipo.
  • Mejora de sus umbrales de frustración, aburrimiento o paciencia.
  • Adquieren valores como el respeto, la solidaridad o el trabajo en equipo.
  • Mejora su capacidad de concentración.
  • Adquieren una mayor sensación de seguridad y confianza.
  • Fortalece su sistema inmunológico.
Pero todos estos datos no son nada, lo que realmente importa es que sonríen mucho más, tanto durante como después de ir.

Si crees que es una buena opción pero tienes algunas dudas, intentamos aclararlas a continuación. Cualquier otra que pueda surgir, escríbenos o déjanos un comentario.

¿Cómo lo llevo al monte si no tengo tiempo o no me gusta?
Existen organizaciones que llevan a los menores al monte los fines de semana. Cuéntanos las que conozcas en los comentarios, puesto que pueden servir a la gente. En alguno colegios los propios padres realizan estas salidas organizadamente y turnando sus responsabilidades.
Quizá tengas la suerte de conocer a alguien que suela ir con menores al campo o a la montaña. Pídele ir con él. Confía y sé valiente. Conocemos padres que hacen pequeños intercambios. Unas veces uno los lleva a la montaña, otros otro a baile, otras veces es otro el que los lleva a un picnic. Casi cualquier actividad vale para que tú hijo se relacione positivamente con otros chicos y con su entorno. Además puede servirte para tener un mínimo de tiempo para ti o para la pareja.
Eso sí, confía en la organización o en las personas con las que dejes a tu hijo. Le pueden pasar cosas, eso está claro, pero la mayoría serán cosas buenas, nada comparable a un pequeño chichón o una torcedura de tobillo.
Nos permitimos un consejo que, normalmente, no nos sienta muy bien pero creemos que, en la mayoría de casos la falta de tiempo es en realidad una cuestión de priorizar otros aspectos. Así que, podemos tratar de replantearnos ciertos momentos del fin de semana. Mucha gente piensa que, tras el cansancio de la semana, ir al monte es cansarte más. Hay una parte de verdad en eso, pero suele ser una cansancio muy diferente, una cansancio físico positivo. No dejes que la pereza hable por tí y prueba.

¿Y si quiero pero no sé?
Hay opciones muy sencillas que te harán quitar el miedo. Comienza por paseos "domingueros". Por ejemplo, en Logroño dar la vuelta a la Grajera o subir al monte Cantabria. Cosas muy sencillas y cortas.
El siguiente nivel pueden ser vías verdes, senderos de GR o rutas variadas en general que nos puedan recomendar o encontrar en Internet (por ejemplo en Wikiloc).
Combínalo con opciones que seguro encantarán a los más pequeños. Puede ser una poza, un río, búsqueda de animales, paseo nocturno con frontales, con algún amigo o familiar invitado, prepara una ruta de orientación... Cualquier excusa es perfecta.

Pero, ¿no es muy peligroso o demasiado pequeño?
Todo tiene sus riesgos y pueden pasarle cosas, como en el parque de tú ciudad o en la propia casa. Eso sí, el riesgo es menor comparado con los enorme beneficios que puede proporcionarnos a todos.
Respecto a la edad solo debemos considerar que el esfuerzo sea proporcional a sus capacidades. Existen paseos preparados para niños que acaben de aprender a caminar o grandes rutas a explorar, a partir de ahí es elegir y crear.

¿Es caro?, ¿qué necesito?
El precio del transporte o de la cuota de inscripción en caso de que recurráis a clubes. No hay que complicarse con la ropa. Simplemente que vaya cómodo, nada más. Por supuesto hay ropa y calzado especializado que incrementaría el presupuesto pero nada imprescindible.

¡Déjate de excusas. Coge una mochila, un bocata y ATRÉVETE!

miércoles, 2 de octubre de 2019

¿Cómo mejoro la autoestima de mi hijo?

¿Cómo trabajo la autoestima de mi hijo? Creo que no se quiere lo suficiente. 

Explicación: Valorar las cualidades de uno mismo a veces no resulta sencillo. En determinados casos puede estar motivado porque socialmente consideramos que no está bien visto, otras por auto exigencia o porque me centro en mis propios aspectos o características negativas. Es por eso que, a veces, para volorarnos a nosotros mismos necesitamos la ayuda de otra persona.
Nuestros hijos necesitan que les ayudemos a ver las ventajas que tiene apoyarse en los aspectos positivos y ,en determinados casos, también a encontrar lo mejor de sí mismos. Incluso a nosotros mismos nos cuesta ver el lado bueno de las cosas, tanto en nosotros mismos como en ellos.

Objetivo: Aumentar la autoestima de mi hijo.

Estrategia: Vamos a crear un mundo exquisito y motivador. Os proponemos que cojáis tres botes que vamos a rellenar de:
1) Mensajes positivos de ánimo. Ejemplo: !Yo puedo!.
2) Aspectos positivos del niño. Ejemplo: Tengo muchas ideas divertidas.
3) Habilidades positivas del menor. Ejemplo: Corro muy rápido.

Cada bote vamos a llenarlo de pequeñas delicias, sean dulces o saladas, que le encanten al menor. Por ejemplo, en uno de mis botes podría meter mariquitas de chocolate. Cada una de ellas tendrá que estar rodeada de un papelito que el menor (si lo requiere con nuestra ayuda) escribirá un mensaje de ánimo, un aspecto positivo o una habilidad, según el bote.
Cada día que necesite un poco de motivación, seguridad, animarse, confiar en sí mismo o darse fuerza cogerá de uno de sus botes, leerá la nota, la repetirá tres veces y luego podrá comerse su exquisitez. De esta forma conseguirá darse las auto instrucciones que en determinados casos no es capaz de obtener por si solo.
Os ponemos algunos ejemplos de situaciones en las que utilizar nuestros botes:
  • Cuando creo que no puedo.
  • Cuando me digo mensajes negativos.
  • Cuando me bloqueo.
  • Cuando me siento triste.
  • Cuando tengo miedo.

Puedes obtener más información sobre estado de ánimo aquí.

miércoles, 25 de septiembre de 2019

¿Cómo puedo motivar a mi alumno de infantil disruptivo?



Explicación. En ocasiones los niños no saben cómo encajar o llamar nuestra atención. No consiguen resultados positivos y se sienten frustrados ante la necesidad de ser valorados y atendidos.

Objetivo. Impedir que realice conductas negativas y motivarle a funcionar correctamente.

Estrategia. La primero que necesitamos hacer sería extinguir dichas conductas disruptivas, para ello práctica la “abeja” (ver Abeja en Educar sin varita mágica). Es muy importante que dichas conductas sean extinguidas por el profesor y, con las instrucciones pertinentes, también sus compañeros. Utilízalo con todos. Seguro que no es el único que realiza conductas erróneas.

De forma paralela, crea con él un personaje que le proporciones cierto protagonismo y confianza. En una cartulina podéis crear juntos un superhéroe. Ayúdale a buscar sus cualidades, con una nos vale, los superhéroes se bastan con un solo poder para dominar y salvar al mundo. Después hay que conseguir tener resultados y que sus compañeros los vean.
Ejemplo: Es capaz de dar abrazos mágicos, pinta super bien, puede hacer recados como un responsable, cuida de un compañero que necesita ayuda, defiende a sus compañeros. Imagina que su cualidad es que hace construcciones genial, vamos a crear un proyecto, un juego o dinámica un ratito al día en el que pueda destacar su habilidad.

Posteriormente juntos planificáis dos objetivos que ha de conseguir el superhéroe, y cada día u hora de clase evaluáis al principio juntos y posteriormente el solito, como está respondiendo el superhéroe. Según consiga o no sus objetivos, colocareis una estrella o pegatina en un lugar visible y que le haga sentirse orgulloso de sus avances. Ejemplo de objetivos: hablar sin decir palabrotas o decir la verdad.

Recuerda que los progresos han de ser muy festejados (reforzados). Cuanto más euforia demuestres por sus avances mayor probabilidad habrá de que se repita dicha conducta.

miércoles, 18 de septiembre de 2019

¿Cómo le ayudo a aceptar la frustración, por pequeña que sea? | Contestando preguntas



“Me fastidio un ratito”

Explicación. No nos gusta cumplir obligaciones, que nos lleven la contraria, que nos traten mal, sentirnos menos o no conseguir lo que queremos. Atrévete a permitir que tu hijo “sufra”. Mi hijo, como cualquiera necesita entender que la vida no es sencilla y que, en ocasiones, sufrimos, caemos y después levantamos. Las heridas duelen más al principio, poco a poco creamos cuerpos más fuertes y resistimos al dolor. Si le muestras que ese malestar es normal automáticamente verás como se reduce su dolor pues no queda otro remedio que aceptar y aguantar. Poco a poco irá asumiendo que existen pensamientos, situaciones o respuestas que no nos gustan y debemos fastidiarnos. Es una parte más de nuestra vida.

Objetivo. Tolerar la frustración.

Estrategia. Vamos a crear juntos un camino sobre una cartulina, con plastilina o en un simple papel (según la edad). Será una metáfora de la vida y, por lo tanto, dicho camino contará con un buen número de cosas positivas. Pueden ser cualidades propias que apreciamos, cosas que nos gusta y que nos hace sentir bien, en forma de flores, arboles y animales. A continuación, colocaremos piedras pequeñas o grandes e iremos describiendo algunas de las dificultades a las que nos enfrentamos y más nos preocupan. Para finalizar vamos a colocar nuestra obra de arte en algún lugar en el que tu hijo pueda enseñarlo y explicarlo a los demás.

A partir de aquí, cada vez que tu hijo caiga, sea por la razón que sea, recuérdale que se trata de una piedra más y que todo camino las tiene. También debemos remarcarle que ha de cargar fuerzas con esas cosas positivas que tiene el mismo camino e intentarla superarlo.