miércoles, 13 de noviembre de 2019

Lecturas recomendadas para chicos/as de 10-12 años

Entre los 8 y los 10 años se van forjando los grandes lectores. Las imágenes, afortunadamente, siguen siendo muy importantes pero ahora se combinan con textos más completos. Es un momento en el que los chicos están ávidos de escuchar, de aprender y de soñar, así que toca darles alas. Aquí os proponemos algunas de las que más nos gustan.



1. EL ASESINATO DEL PROFESOR DE MATEMÁTICAS
de Jordi Sierra i Fabra.
Para lectores difíciles de engachar. Un libro sencillo pero muy entretenido que engancha desde el principio. Algunos de los acertijos pueden resultar complicados a menores de 12 años pero no trasciende demasiado en el hilo y, por lo tanto, no lo consideramos limitante.
Temas: Misterio



2. WONDER, 
de R. J. Palacio.
Para lectores maduros y sensibles. Se trata de una novela brillante que muestra la diferencia y la diversidad como un poder que lo supera todo. Una obra sensible y reconfortante. 
Temas: Superación.

3. LOS CINCO, 
de Enid Blyton.
Para lectores sin grandes pretensiones más allá de entretenerse. Es un guiño nostálgico que, para nuestra sorpresa, sigue gustando a estas edades. Si bien el contexto les puede resultar extraño, no ocurre lo mismo con la trama. Toda la serie es muy recomendable.
Temas: Aventuras y amistad.

4. LAS AVENTURAS DE ULISES, 
de Rosemary Sutcliff.
Para lectores clásicos que disfrutan con las grandes aventuras. Magnífica y preciosa adaptación (como tantas otras de la misma autora) que hará las delicias de lectores de aventuras. Reseña completa aquí.
Temas: Aventuras e historia.

5. HÉROES,
de Jutta Richter.
Para lectores asiduos con sed de justicia y reflexión. Magnífico libro que invita a una reflexión profunda acerca de quienes realmente son héroes y villanos. Nos encanta pero reconocemos que es solo para lectores maduros y experimentados.
Temas: La importancia de tener personalidad y la justicia moral.

6. EL PEQUEÑO NICOLÁS, 
de Sempé y Goscinny.
A través de una fantástica representación animal, el libro habla de la libertad, los conceptos democráticos y el autoritarismo. Una fantástica lección que quizá aprendiendo de pequeños mejore nuestro mundo.
Temas: Humor.

7. HARRY POTTER (los siete tomos), 
de J. K. Rowling.
Para amantes de la fantasía y las aventuras. Poco que decir que no sepamos ya. Un absoluto éxito que no podemos pasar por alto. Aventuras con mayúsculas. Quizá las nuevas generaciones lo están empezando a pasar por alto por falta de la cuota mediática que lo inundó todo hasta hace no mucho. Sencillo, adictivo y muy recomendable para tiempos faltos de magia.
Temas: Fantasía y amistad.

8. EL CLUB DE LOS RAROS, 
de Jordi Sierra i Fabra.
Para quienes gustan de lecturas fáciles y entretenidas. Una sencilla y realista novela que anima a asumir esas cosas que nos hacen diferentes con humildad y valentía. Donde los buenos ganan a los malos, si es que esa clasificación alguna vez tiene sentido.
Temas: Tartamudez, dislexia... nuestras cosas especiales ;)

 
9. CHARLIE Y LA FÁBRICA DE CHOCOLATE, 
de Roald Dahl.
Para amantes de lo social. Un libro apasionante en el que cada página encierra una moraleja para quien la lea. Además es tremendamente entretenido.   
Temas: La justicia y los conflictos.


QUIZÁ TE INTERESE... 

miércoles, 6 de noviembre de 2019

¿Cómo hablar con mi hijo adolescente?


No cabe duda de qué cada hijo, cada humano, somos un mundo. Tampoco es difícil asumir qué la adolescencia es una etapa muy complicada tanto para el propio joven como para su entorno. Aún con ello mejorar la comunicación con mi hijo adolescente puede tener una serie de estrategias que suelen resultar efectivas a la mayoría de padres. Vamos a buscarlas!

Explicación: Hablar con los adolescentes puede ser una tarea ardua. Para nosotros los adultos, comunicarnos de forma asertiva y efectiva con el menor puede parecer un reto casi imposible en ciertos momentos, una lucha casi perdida de antemano.
Para ellos, los adolescentes, hablar con determinados adultos resulta sufrir una injusticia continúa. Sienten una necesidad incontrolada de ser atendidos pero, a la vez, un deseo enorme de vivir "a su aire", de tener libertad pero sentirse seguros, de incumplir normas pero tener límites. Ser adolescente es muy complicado. Es una lucha a contra corriente, una pelea doble: la primera contra ti, la segunda contra los demás.
Empatizar con ese enfrentamiento continuo es realmente difícil pero no sólo para el adulto, la mayoría de ocasiones ni siquiera el propio adolescente es capaz de hacerlo. Está conociéndose, asumiendo cambios, adaptándose a un mundo que aún no logra gestionar, buscando referencias y límites, explorando lo hasta ahora no explorado.

Objetivo: Poder hablar con mi hijo de forma asertiva.

Estrategia: Vamos a intentar empatizar con nuestro hijo, para ello escucha 3 de sus canciones favoritas. Mientras las escuchas intenta pensar y sentir como él. Ahora busca tres canciones, pero esta vez de tu propia adolescencia y, mientras lo haces, recuerda un momento que te resultó difícil, otro que fue divertido y, un tercer momento, en el que te equivocaste por completo en esa época. Saca 3 conclusiones. Una de cada una de esas tres situaciones. Ya estás más cerca de él por muy lejos que aún te sientas.

Lo siguiente que haremos no es fácil pero debemos confiar. Vamos a escribir una carta a nuestro hijo. Le vamos a contar cómo nos sentíamos en esta etapa de nuestra vida, las conclusiones que acabamos de obtener y cómo creemos que se sentían el resto de personas con nosotros cuando eramos adolescentes.

Este mensaje, la carta que acabo de escribir, va a hacer que mi hijo me sienta más cerca, no importa que no responda, que no te diga nada de la carta, tu déjasela cerca, la leerá.

A partir de aquí, lee sus libros, escucha sus canciones, ve sus videos, imprégnate de sus cosas... Quizá no resolvamos todas vuestras dificultades, posiblemente notemos que avanzamos poco, pero el primer paso es demostrar actitud y empatía. Vais a comenzar a responder muchas de vuestras preguntas y juntos empezaréis a encontrar algunas respuestas.

miércoles, 30 de octubre de 2019

¿Cómo combato el miedo de mi hijo por las noches?


Explicación: Tememos todo aquello que no vemos. Nos aterra lo que no controlamos. La oscuridad es un ejemplo de esa sensación. Ante la incapacidad de poder observar nuestro cerebro inventa, crea, deja fluir los pensamientos y nos juega, en algunos casos, malas pasadas. 
Los niños tienen una capacidad creativa inmensa. Cada vez que tienen un momento de calma, un espacio en blanco, comienzan a crear sin parar. El miedo está en su imaginación, ellos lo generan sea por inseguridad y por desconocimiento.

Objetivo: Eliminar el miedo de mi hijo en la cama.

Estrategia: Lo primero, y fundamental, es ofrecerle información. Para ello, sin esperar a que llegue el miedo nocturno, por ejemplo una tarde, os sentáis juntos y habláis acerca de nuestro cerebro. Le explicas que nuestra mente crea sin parar, a veces juegos o ideas divertidas, pero otras veces inventa ideas terroríficas. Al igual que puedes crear un nuevo juego y modificarlo cuando quieras, con los los pensamientos que nos hacen daño podemos hacer lo mismo. Imagina que aparece un monstruo en tu cabeza. Puedes eliminarlo y crear un superhéroe o, incluso ridiculizarlo, el monstruo puede ser rosa fosforito llevar gafas en forma de corazón y ser super suave, amoroso como un peluche. Proponle que lo haga en forma de juego puesto que después, cuando realmente lo necesite por la noche, sabrá que tiene que hacer.

Explícale que los monstruos no existen, que solo aparecen en la pelis y en los cuentos. Que son fruto de la imaginación de los guionistas como los suyos lo son de su propia imaginación.

Lo segundo darle seguridad. Explícale como tú también tenías miedo. Dile en qué pensabas y qué hacías para superarlo. Apóyate de cuentos, hay muchos dedicados para miedos nocturnos.
. Yo mataré monstruos por ti. Santi Balmes.
. Donde viven los monstruos. Maurice Senda.
. Encender la noche. Ray Bradbury.

Finalmente, lo tercero será crear una estrategia de ataque por si aunque sea imposible, pudiera ocurrir. Una especie de coraza contra monstruos.
Crearemos juntos un Escudo de poder. Con cartón y pinturas, vamos a crear nuestro propio escudo mágico. Pinta con formas cada poder en la armadura. Una estrella con fuerza invencible, un corazón de seguridad, una calavera para generar terror, etc. 
El escudo preparará a su cabeza para afrontar con energía el plan y, aunque no lo tenga que usar, pasaréis un rato divertido que además le generará fuerza para luchar contra los monstruos y fantasmas contra los que todos hemos luchado, simplemente ahora le toca a él. ¿Preparado?

Nota 1. Recomendamos leer el Capítulo XX del libro Educar sin varita mágica que trata los miedos en los menores.

miércoles, 23 de octubre de 2019

¿Cómo compagino las pautas educativas con la falta de tiempo? | Contestando preguntas



Explicación. A veces nos sentimos superados por la falta de tiempo, no es fácil, todos, nosotros y ellos, tenemos mil responsabilidades. Eso nos lleva en ocasiones a correr, ha reforzar conductas negativas por terminar pronto con sus rabietas, a no poner normas por llegar a tiempo, por el deseo de descansar, o porque me ha superado mi hijo y el día.

Objetivo. Conseguir crear pautas aunque el tiempo juegue en nuestra contra. Ser eficientes.

Estrategia. Asamblea.  Recomendada para cualquier edad con la consabida adaptación de las normas concretas a aplicar y su presentación. Sé más original con la cartulina de menores.
Pierde el tiempo en crear una asamblea. Consiste en escribir sobre una cartulina 10-12 normas obligatorias que hay que cumplir en casa y, en paralelo a ésta, otra en la que aparecéis los miembros de la familia para registrar los puntos conseguidos por cada norma que hemos cumplido en ese día. A continuación debéis estipular un horario. Puede ser suficiente con 3 minutos cada día, por ejemplo después de cenar, para revisar si se han o no cumplido las normas. 
Ejemplo: Os ponemos una imagen de la asamblea que tenemos en el aula, adáptala a tu casa con normas muy similares. 

Yincana. Organiza las actividades de la tarde con tiempos y duraciones concretas y, establece junto a tu hijo, consecuencias positivas o negativas según se consigan o no. Ejemplo: descanso 30 min, deberes 50 min, inglés 50 min, juego libre 40 min, ducha 15 min... 
Al lado de cada actividad y su tiempo coloca la consecuencia positiva que puede conseguir o, si no cumple con los tiempos, será justo eso lo que pierda. 
Ejemplo: Ducha en 15 minutos se premiará con esos 2 minutos de cosquillas con papa que tanto le gustan.  
Recuerda que las cosas no siempre salen perfectas así que planifica un pequeño margen entre las actividades para posibles imprevistos.

Nota 1. En el libro Educar sin varita mágica se hace un enorme hincapié en la parte de organización vital y del tiempo. El capítulo 1 de adultos y el 16 de niños y adolescentes se ocupan de ahondar en esta dificultad y buscar soluciones efectivas para gestionarla mejor. 
En esta propia web se amplían datos, se proponen videos o materiales tanto para adultos, como para menores.

miércoles, 16 de octubre de 2019

Lecturas recomendadas para chicos/as de 12-15 años

Hablamos de lectores exigentes, que necesitan sentirse reflejados y con intereses concretos. Es esencial encontrar libros que les enganchen así que personalizar es especialmente importante. En la siguiente selección proponemos varios de los que más han gustado a nuestros alumnos/as y a nosotros mismos pero intentando abarcar el mayor espectro posible. Lee la reseña y juégatela. Cuando regalas un libro no hay errores, hay caminos. 


1. INVISIBLE
de Eloy Moreno.
Para lectores maduros que sufren, observan pasivos o perpetúan acoso. Tras un principio que no acaba de convencernos, surge una novela intensa que nos hace reflexionar sobre el acoso escolar y sus múltiples aristas. Un libro sensibilizador capaz de sensibilizar sin resultar demasiado evidente.
Temas: El acoso escolar contado en primera persona


2. MENTIRA, 
de Care Santos.
Pera lectores humanos y con entornos complicados. Premio Edebé de Literatura juvenil. La historia de Xenia y Marcelo es incómoda, es dura y es real. Care Santos trata de visibilizar la realidad de no pocos menores envueltos en espirales de delincuencia y aislamiento. Una historia necesaria para nuestros chicos. 
Temas: Amordelincuencia y amistad.


3. BAJO LA MISMA ESTRELLA, 
de John Green.
Para lectores sensibles. Afrontar los problemas con humor y valentía es un arte al alcance de todos. En este libro, escrito de forma magistral, se entrelazan la vida y la muerte, la sonrisa y el llanto. Un libro con el que acertar.
Temas: Enfermedad y superación.

4. CRÓNICAS DE LA TORRE, 
de Laura Gallego.
Para lectores ávidos de aventuras y mundos paralelos. Laura Gallego es capaz de atrapar al lector más esquivo. Una narración dinámica que te hará querer devorar sus otros tres tomos. Y si les gusta Memorias de Ighún es la siguiente etapa.
Temas: Fantasía.


5. EL SEÑOR DE LAS MOSCAS,
de William Golding.
Para lectores empedernidos, con cierta madurez. Un imprescindible para lectores de cierto nivel (que no es lo mismo que edad a estas alturas). A lo largo de esta fábula sobre el devenir humano, la moral y la ética, William Golding desentraña a través de cada uno de sus personajes las distintas miserias humanas. Una obra maestra.
Temas: La responsabilidad, el poder y la muerte.

6. HARRY POTTER (los siete tomos), 
de J. K. Rowling.
Para amantes de la fantasía y las aventuras. Poco que decir que no sepamos ya. Un absoluto éxito que no podemos pasar por alto. Aventuras con mayúsculas. Quizá las nuevas generaciones lo están empezando a pasar por alto por falta de la cuota mediática que lo inundó todo hasta hace no mucho. Sencillo, adictivo y muy recomendable para tiempos faltos de magia.
Temas: Fantasía y amistad.

7. MOMO, 
de Michael Ende.
Para soñadores con costumbre lectora. La sombra de La historia interminable es alargada pero Michael Ende es más que eso. Momo es una preciosa metáfora del tiempo, los bienes materiales y el consumismo que nos devora. Es una reflexión necesaria en nuestros tiempos encerrada en una historia preciosa y sencilla. Uno de nuestros favoritos.
Temas: Una reflexión (más compleja y profunda) sobre nuestras necesidades reales.

8. EL NIÑO CON EL PIJAMA DE RAYAS, 
de John Boyne.
Para locos de la historia o de los dramas. La historia de bruno y Shmuel es tan dura como inocente. Tan desalentadora como optimista. En la línea de La vida es bella. Una obra fantástica que atrapará al lector.
Temas: Superación, resiliencia, amistad

 9. DÍAS DE REYES MAGOS, 
de Emilio Pascual.
Para lectores curiosos. Uno de nuestros favoritos. Lee una reseña más completa que hicimos hace tiempo aquí.   
Temas: La curiosidad y el mundo literario.


QUIZÁ TE INTERESE... 

miércoles, 9 de octubre de 2019

¿Cómo y dónde ir al monte con niños? | Consejos para padres


Tenemos la clara impresión de que cuando un niño sube una montaña o pasea por un prado, baja de ella más listo, más humano, mejor. Muchos estudios van en esta dirección. Cuanto más cerca estemos de la naturaleza más armónicos, reflexivos y respetuosos tendemos a ser.
Antes de seguir te proponemos un pequeño vídeo (duración 1'20''. VOSE):


En un estudio realizado con más de 10.000 niños de todo el mundo de edades comprendidas entre los 5 y 12 años, se constató una triste realidad. Los presos de las cárceles americanas disfrutan de unas insuficientes dos horas diarias de contacto con el sol. Es verdad que el vídeo es parte de una campaña de detergente, pero también lo es que se trata de un estudio real comandado por una persona tan respetada como Sir Ken Robinson.

¿Por qué es tan bueno que mi hijo vaya al monte?
Ir al monte, pasear, encontrarse con la naturaleza es una experiencia que suele fascinar a los más peques. Todo es nuevo, diferente, con estímulos por cada rincón. Está claro que, cuando a los padres les encanta el monte, esta actividad es una paso lógico que no hace falta animar a dar pero, ¿qué pasa con aquellos que no suelen ir o no les gusta?
Creemos que lo ideal es probar. Tratar de disfrutar con una actividad genial para todos y hacerlo en familia o con amigos. La recomendación y casi insistencia radica en los beneficios que creemos que puede aportar a todos pero, especialmente, a los más pequeños. Es decimos algunas de las principales ventajas de este tipo de actividades para los más pequeños.
  • Mejoran su desarrollo motor y cognitivo (más listos y hábiles).
  • Mejora su salud. Aire más sano, ejercicio físico, reduce la obesidad.
  • Autonomía. Aprenden a valerse por si mismos.
  • Favorece su creatividad y capacidad de razonamiento.
  • Reduce el estrés.
  • Duermen mejor. 
  • Mejora sus habilidades sociales y comunicativas.
  • Calma el exceso de energía propio de los pequeños, especialmente interesante en casos de TDAH, a quienes nosotros solemos recomendar mucho deporte y actividades de éste tipo.
  • Mejora de sus umbrales de frustración, aburrimiento o paciencia.
  • Adquieren valores como el respeto, la solidaridad o el trabajo en equipo.
  • Mejora su capacidad de concentración.
  • Adquieren una mayor sensación de seguridad y confianza.
  • Fortalece su sistema inmunológico.
Pero todos estos datos no son nada, lo que realmente importa es que sonríen mucho más, tanto durante como después de ir.

Si crees que es una buena opción pero tienes algunas dudas, intentamos aclararlas a continuación. Cualquier otra que pueda surgir, escríbenos o déjanos un comentario.

¿Cómo lo llevo al monte si no tengo tiempo o no me gusta?
Existen organizaciones que llevan a los menores al monte los fines de semana. Cuéntanos las que conozcas en los comentarios, puesto que pueden servir a la gente. En alguno colegios los propios padres realizan estas salidas organizadamente y turnando sus responsabilidades.
Quizá tengas la suerte de conocer a alguien que suela ir con menores al campo o a la montaña. Pídele ir con él. Confía y sé valiente. Conocemos padres que hacen pequeños intercambios. Unas veces uno los lleva a la montaña, otros otro a baile, otras veces es otro el que los lleva a un picnic. Casi cualquier actividad vale para que tú hijo se relacione positivamente con otros chicos y con su entorno. Además puede servirte para tener un mínimo de tiempo para ti o para la pareja.
Eso sí, confía en la organización o en las personas con las que dejes a tu hijo. Le pueden pasar cosas, eso está claro, pero la mayoría serán cosas buenas, nada comparable a un pequeño chichón o una torcedura de tobillo.
Nos permitimos un consejo que, normalmente, no nos sienta muy bien pero creemos que, en la mayoría de casos la falta de tiempo es en realidad una cuestión de priorizar otros aspectos. Así que, podemos tratar de replantearnos ciertos momentos del fin de semana. Mucha gente piensa que, tras el cansancio de la semana, ir al monte es cansarte más. Hay una parte de verdad en eso, pero suele ser una cansancio muy diferente, una cansancio físico positivo. No dejes que la pereza hable por tí y prueba.

¿Y si quiero pero no sé?
Hay opciones muy sencillas que te harán quitar el miedo. Comienza por paseos "domingueros". Por ejemplo, en Logroño dar la vuelta a la Grajera o subir al monte Cantabria. Cosas muy sencillas y cortas.
El siguiente nivel pueden ser vías verdes, senderos de GR o rutas variadas en general que nos puedan recomendar o encontrar en Internet (por ejemplo en Wikiloc).
Combínalo con opciones que seguro encantarán a los más pequeños. Puede ser una poza, un río, búsqueda de animales, paseo nocturno con frontales, con algún amigo o familiar invitado, prepara una ruta de orientación... Cualquier excusa es perfecta.

Pero, ¿no es muy peligroso o demasiado pequeño?
Todo tiene sus riesgos y pueden pasarle cosas, como en el parque de tú ciudad o en la propia casa. Eso sí, el riesgo es menor comparado con los enorme beneficios que puede proporcionarnos a todos.
Respecto a la edad solo debemos considerar que el esfuerzo sea proporcional a sus capacidades. Existen paseos preparados para niños que acaben de aprender a caminar o grandes rutas a explorar, a partir de ahí es elegir y crear.

¿Es caro?, ¿qué necesito?
El precio del transporte o de la cuota de inscripción en caso de que recurráis a clubes. No hay que complicarse con la ropa. Simplemente que vaya cómodo, nada más. Por supuesto hay ropa y calzado especializado que incrementaría el presupuesto pero nada imprescindible.

¡Déjate de excusas. Coge una mochila, un bocata y ATRÉVETE!

miércoles, 2 de octubre de 2019

¿Cómo mejoro la autoestima de mi hijo?

¿Cómo trabajo la autoestima de mi hijo? Creo que no se quiere lo suficiente. 

Explicación: Valorar las cualidades de uno mismo a veces no resulta sencillo. En determinados casos puede estar motivado porque socialmente consideramos que no está bien visto, otras por auto exigencia o porque me centro en mis propios aspectos o características negativas. Es por eso que, a veces, para volorarnos a nosotros mismos necesitamos la ayuda de otra persona.
Nuestros hijos necesitan que les ayudemos a ver las ventajas que tiene apoyarse en los aspectos positivos y ,en determinados casos, también a encontrar lo mejor de sí mismos. Incluso a nosotros mismos nos cuesta ver el lado bueno de las cosas, tanto en nosotros mismos como en ellos.

Objetivo: Aumentar la autoestima de mi hijo.

Estrategia: Vamos a crear un mundo exquisito y motivador. Os proponemos que cojáis tres botes que vamos a rellenar de:
1) Mensajes positivos de ánimo. Ejemplo: !Yo puedo!.
2) Aspectos positivos del niño. Ejemplo: Tengo muchas ideas divertidas.
3) Habilidades positivas del menor. Ejemplo: Corro muy rápido.

Cada bote vamos a llenarlo de pequeñas delicias, sean dulces o saladas, que le encanten al menor. Por ejemplo, en uno de mis botes podría meter mariquitas de chocolate. Cada una de ellas tendrá que estar rodeada de un papelito que el menor (si lo requiere con nuestra ayuda) escribirá un mensaje de ánimo, un aspecto positivo o una habilidad, según el bote.
Cada día que necesite un poco de motivación, seguridad, animarse, confiar en sí mismo o darse fuerza cogerá de uno de sus botes, leerá la nota, la repetirá tres veces y luego podrá comerse su exquisitez. De esta forma conseguirá darse las auto instrucciones que en determinados casos no es capaz de obtener por si solo.
Os ponemos algunos ejemplos de situaciones en las que utilizar nuestros botes:
  • Cuando creo que no puedo.
  • Cuando me digo mensajes negativos.
  • Cuando me bloqueo.
  • Cuando me siento triste.
  • Cuando tengo miedo.

Puedes obtener más información sobre estado de ánimo aquí.