miércoles, 3 de mayo de 2017

¿Cómo le ayudo a aceptar la frustración, por pequeña que sea? | Contestando preguntas



“Me fastidio un ratito”

Explicación. No nos gusta cumplir obligaciones, que nos lleven la contraria, que nos traten mal, sentirnos menos o no conseguir lo que queremos. Atrévete a permitir que tu hijo “sufra”. Mi hijo, como cualquiera necesita entender que la vida no es sencilla y que, en ocasiones, sufrimos, caemos y después levantamos. Las heridas duelen más al principio, poco a poco creamos cuerpos más fuertes y resistimos al dolor. Si le muestras que ese malestar es normal automáticamente verás como se reduce su dolor pues no queda otro remedio que aceptar y aguantar. Poco a poco irá asumiendo que existen pensamientos, situaciones o respuestas que no nos gustan y debemos fastidiarnos. Es una parte más de nuestra vida.

Objetivo. Tolerar la frustración.

Estrategia. Vamos a crear juntos un camino sobre una cartulina, con plastilina o en un simple papel (según la edad). Será una metáfora de la vida y, por lo tanto, dicho camino contará con un buen número de cosas positivas. Pueden ser cualidades propias que apreciamos, cosas que nos gusta y que nos hace sentir bien, en forma de flores, arboles y animales. A continuación, colocaremos piedras pequeñas o grandes e iremos describiendo algunas de las dificultades a las que nos enfrentamos y más nos preocupan. Para finalizar vamos a colocar nuestra obra de arte en algún lugar en el que tu hijo pueda enseñarlo y explicarlo a los demás.

A partir de aquí, cada vez que tu hijo caiga, sea por la razón que sea, recuérdale que se trata de una piedra más y que todo camino las tiene. También debemos remarcarle que ha de cargar fuerzas con esas cosas positivas que tiene el mismo camino e intentarla superarlo.
Nota. Respuesta a una pregunta formulada por los asistentes en la Presentación de Educar sin varita mágica en el Centro Cultural Ibercaja de Logroño (28 de enero de 2016).

No hay comentarios:

Publicar un comentario