domingo, 7 de mayo de 2017

¿Cómo enfrentarse a los examenes finales?


Comenzar a estudiar demasiado tarde, falta de constancia, utilizar métodos de estudio poco eficaces para mi persona, no haber estudiado lo que necesitaba, estudiar en el último momento... esos y algún otro son errores que la mayoría de nosotros hemos cometido en el pasado y que actualmente vemos cometer a los menores.
Cuando nos enfrentamos a un examen surgen las dudas, los temores, los nervios... la tan temida ansiedad! Es cierto que la ansiedad nos puede jugar malas pasadas pero no tiene porque ser así, al menos en la mayor parte de los casos.
En primer lugar debemos romper un tópico y es que la ansiedad es adaptativa y, por ello, positiva. Si la gestionamos correctamente nos va a aportar ese plus de concentración y eficacia que nos lleve a la consecución de objetivos. Eso sí, la ansiedad, como los que la portamos, no es tonta. En aquellos casos en que no he estudiado la suficiente, me la "he jugado" a solo una parte del contenido del examen o he estudiado todo la noche anterior la ansiedad será un monstruo que solo darnos por vencidos o el "tirar la toalla" podrá derrotar. En ambos casos mi resultado será nada satisfactorio.
Debemos buscar por tanto esa versión buena de la ansiedad, esa que me ayuda.

¿Cómo controlo entonces la ansiedad para que no me domine y poder obtener todo lo beneficioso que puede darme?
La forma más efectiva es, probablemente, la que menos nos gusta: ESTUDIAR! Cuando trabajo mucho, soy organizado, anticipo el examen, utilizo técnicas que me llevan en volandas a la nota pretendida, etc. mi cerebro se siente seguro y la ansiedad hará una presencia testimonial. Serán  esos nervios buenos, esos que me hacen estar ligeramente intranquilo y que me ofrecen un plus de rendimiento. ¡Bienvenida esa ansiedad!
Pero, ¿qué ocurre cuando no tengo esa seguridad? No siempre es por haber preparado mal el examen (eso indudablemente hará fuerte a la ansiedad). A veces es una mala experiencia anterior, o la imposibilidad de una preparación óptima, sea por disponibilidad de tiempo, capacidad, o acumulación de pruebas. En esos casos trataré de dominar, en la medida de lo posible a mis nervios. Os daremos unas estrategias para ello aunque Educar sin varita mágica os propone, en sus capítulos 5 y 21, una información más detallada y completa.
  1. Técnicas de relajación. Si bien son siempre interesantes lo serán especialmente en aquellos casos en los no parezca controlar mi cuerpo (taquicardia, sudoración, hipermovilidad, etc.). Desde ejercicios muy versátiles y sencillos como la respiración diafragmática a más complejos como la relajación muscular progresiva de Jacobson.   
  2. Mantener un estilo de vida saludable. Aunque suene a tópico si nos alimentamos correctamente, reducimos los estimulantes (como la cocacola o el café) o hacemos ejercicio estaremos ayudando a equilibrar nuestro cuerpo y reducir la ansiedad. 
  3. Duerme y descansa lo suficiente. De no ser así parecerá que te sientes menos culpable pero a la larga la reducción del rendimiento será perjudicial.
  4. Pierde un rato en organizarte porque será tiempo ganado. Cuando planificas, aunque sea a costa de darte cuanta de que no llegas a todo, tu cerebro anticipa y acaba sintiéndose mejor. Además así podrás preparar el examen de una forma más eficiente.
  5. Recompensa tus esfuerzos como mereces. Trabaja mucho pero permítete descansos y premios a modo de estímulo. Será doblemente beneficioso.
  6. Háblate como si fueses tu mejor amigo. Suena a locura pero cuando nos hablamos a nosotros mismos lo hacemos de una forma más inteligente. "Has hecho cuanto has podido", "Esfuérzate puesto que es la mejor opción", "Eres el único que va a escribir en ese examen, así que ánimo campeón/a". Tú mejor amigo te animaría y se centraría en lo positivo. Házlo igual que lo haría él. Evita hablarte con frases tipo "No llego ni de coña", "Tengo que aprobarlo como sea", "Seguro que me preguntan lo que no he estudiado". Cree en ti y pasa a frases como "Voy a estudiar cuanto pueda", "Esfuérzate para ver si conseguimos aprobar" o "Si me estudio todo, aunque sea algo peor, todo lo que me pregunten podré contestarlo".
Nota 1. Recomendamos leer los Capítulo V y XXI del libro Educar sin varita mágica que trata la Ansiedad en los menores y en los adultos.

1 comentario:

  1. me temo que mi hija tendrá que esperar a las recuperaciones de enero para esto pero me ha parecido muy interesante

    ResponderEliminar